domingo, 18 de marzo de 2012

VI Naciones 2012: El peor día para San Patricio

 Ben Morgan, el coloso de Bristol

Malos augurios se cernían sobre las posibilidades de Inglaterra. Además de ser el día de San Patricio, la tónica de los últimos enfrentamientos con Irlanda era nefasta para los locales (7 derrotas en 8 encuentros). Pero sucedió algo que escapaba a casi todas las previsiones: un contundente 30-9, una exhibición de la delantera inglesa, dejando en sólo 9 puntos (sin ensayos) al que ha sido el mejor ataque de la competición. Para acabar finalmente segundos del torneo, tras la perfecta Gales, con la duda de lo que habría sucedido si el dragón Williams no le hubiera robado el oval a Lawes en los fatídicos últimos instantes del Inglaterra-Gales que a la postre ha decidido el título.

Es el momento para la síntesis de la etapa Lancaster, que se antojaba breve, pero que puede afianzarse con continuidad. De un inicio lamentable, con victorias agónicas ante los dos rivales más débiles, se ha ido ascendiendo progresivamente, en imagen, dinamismo, fortaleza. Sigue el juego directo, con un abuso ilógico de las patadas por parte de Farrell (aunque en general el chico se asienta convincentemente), pero con detalles que en las primeras jornadas no se vieron. Ante Gales y Francia esta Inglaterra mostró algunas de sus armas, pero fue ayer en Twickenham cuando verdaderamente han demostrado una fuerza espectacular, granítica. Si Gales es un equipo de estilo 'griego', entregado a un ataque elaborado y estético, lo de Inglaterra se parece más a lo espartano o lo romano, es decir, una fuerza y consistencia práctica y resolutiva capaz de arrollar implacablemente a sus rivales, como se pudo ver ayer. Con un scrum 'totalitario', forjado a partir de una primera línea granítica, casi imbatible (Corbisiero-Hartley-Cole), y una tercera prodigiosa (Croft-Robshaw-Morgan), el estilo inglés está desarrollando elementos y facetas capaces de desarbolar a cualquiera. Sólo le falta un Youngs inspirado como ayer (Dickson ya ha dado todo lo que podía dar), que mueva a sus backs y aproveche el talento de Foden y Ashton, para soñar con lo más alto. También que salga Strettle del quince inicial, porque no aporta absolutamente nada.

Como su trayectoria en este VI Naciones, el partido de ayer fue progresivo para Inglaterra, pasando de una primera parte espesa, presidida por errores continuos (de locales y visitantes) debido al deslizable oval, a una segunda en la que se acabó humillando a los irlandeses, devolviéndoles las sensaciones de Dublín hace un año. El que ha sido indiscutiblemente el jugador revelación del torneo (y ayer Man of the match), Ben Morgan, estuvo de nuevo soberbio, inconmensurable en todas las facetas del juego. Ese hombre está destinado a hacer historia en Inglaterra, que ha pasado en la posición de nº 8 de la noche (Easter) al día. Las cámaras de la BBC lo mimaron todo el encuentro, y el jugador de los Scarlets estuvo a la altura de su presente consagración.

Decíamos que en la segunda parte se acabó de desnivelar el partido. De nuevo, el scrum inglés brilló, alcanzando momento de superioridad tan enorme que a los irlandeses, más que la derrota en sí, les escocerá más la humillación padecida por su paquete de delantera, barrido por la furia y compenetración inglesa. Ya no hay dudas en el pilar izquierdo, donde Corbisiero se ha convertido en un puntal indiscutible, destruyendo ayer a Ross y, sobre todo, a Court, aniquilado en cada embestida. La superioridad local también pudo apreciarse claramente en el combate de flankers, absolutamente desnivelado. Una de las mejores terceras líneas del mundo, la irlandesa, fue triturada por sus rivales, con Robshaw y Morgan apabullando desde atrás, cazando todo intento de ataque, cada salida del scrum. Los últimos 20 minutos fueron casi dramáticos para los irlandeses, reducidos y diezmados (apenas un break de Earls, que no supo combinar) por unos ingleses necesitados de una lección que reparara el honor perdido en los últimos meses. La salida de Youngs, el nº 9 de los mejores días, fue decisiva, moviendo a su tercera línea con unas posibilidades que se le escapan a Dickson, y consiguiendo un gran ensayo en una de sus jugadas características: aprovechar una penalización para salir a matar desde la ventaja.

11 comentarios:

  1. como ya he comentado en otra parte, no comparto el empeño que tienen algunos en restar méritos a esta selección inglesa; han sido de largo el segundo mejor equipo del torneo y muy bien podían haber sido ellos los que celebrasen ayer el Grand Slam. Quizá también hayan tenido algo de suerte con el calendario, ya que sus dos primeros partidos, los más dubitativos, grises y cicateros, coincidieron con los dos rivales más débiles, pero creo que los partidos contra los lancastrianos son como un dolor de muelas cada vez más agudo, tanto para sus rivales como para los aficionados que no simpatizamos, precisamente, con la Rosa; y eso me parece un inmejorable síntoma por su parte.

    He de decir, coincidiendo con una opinión infinitamente más autorizada que la mía, que los duelos que se adivinan para el futuro inmediato entre estas dos grandes selecciones, jóvenes y de estilos diametralmente opuestos (los brillantes Dragones y el pétreo XV de la Rosa), están llamados a ser antológicos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Calon, ya sabe lo que pasa por aquí con la Perfecta Albión, que no goza de simpatías, hasta el punto de llegar a la ceguera, negando cosas evidentes. En el Guardian hablaban hoy de un 'renacimiento'; teniendo en cuenta que el fracaso del Mundial está todavía muy cerca, las bases de un nuevo proyecto se han puesto con cierta rapidez. Aunque todavía me bailan por la cabeza las gozosas estampas del scrum inglés perpetrando un genocidio hibernio, sigo pensando que la medida de este equipo deberá darla la gira sudafricana y los tests de noviembre, pero la línea ascendente que comentamos en la entrada es evidente y promete un futuro interesantísimo (sobre todo si se ficha a Wayne Smith como asistente, que seguro mejorará el juego de ataque inglés).

    Y sí, la verdad es que los duelos entre ingleses y galeses prometen mucho.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Desde mis días de gloria (halcyon days para algunos),los irlandeses están acostumbrados a estas cosas.
    No me voy a pasar de black&tan pero no se puede esperar nada más.
    Eire pierde,Inglaterra gana,Swift habla de comerse a los niños,Wellington nos dice que nacer en un establo no te convierte en caballo, y los celtas del trébol ya tienen material para otra canción triste y autocompasiva.

    ResponderEliminar
  4. Con una semana de retraso, comprendo la algarabía de los protestantes que acuden a este Club.Por buscar algo positivo en una Irlanda en caída, me quedo con el 1 tiempo, donde el oficio que demostraron en París fue suficiente. Después el acabose.
    Salud

    ResponderEliminar
  5. 7 derrotas en 9 partidos desde 2003... efectivamente, "no se puede esperar nada más" de la Rosa. Algunos adeptos del puritanismo parecen pensar que por ganar un partido (cosa poco habitual) contra el despreciado enemigo hibernio ya se restaura la grandeza del Imperio... En fin, que sigan creyendo en el Rule Britannia, hay gente para todo.

    Me congratula que el desastre del Trébol el otro día sea motivo de satisfacción para el admirador de un fanático repugnante, "ilustre" predecesor de cierto georgiano en cuanto a menesteres genocidas... Breve será su regodeo, pues el próximo año la verde Erin se tomará cumplida revancha en la ciudad que los Black & Tans regaron de sangre inocente.

    Y no, un insignificante traspiés deportivo no es motivo suficiente para otra canción melancólica... Sólo es una pequeñísima e inapreciable gota en el océano de ocho siglos de crímenes y atrocidades sencillamente injustificables e incalificables, cometidos con total impunidad por una arrogante potencia imperial contra una pequeña nación indefensa.

    Afortunadamente, el rugby, elevado duelo de caballeros, nada tiene que ver con las sórdidas bajezas cromwellianas, aunque parece que no todo el mundo es consciente de ello.

    ResponderEliminar
  6. Irlanda es una nación de brillantes fracasados.
    No lo digo yo,la frase la parió un irlandés al que le regalaron un Premio Nobel.
    Los hibernios deberían culpar más la Iglesia Católica que a la Corona, de sus numerosas miserias.
    Y no pasarse tantas horas en los pubs.
    Igual deberían leer "Confesiones de una rebelde irlandés" de Brendan Behan.Igual no.

    Para no prolongar una polémica que no he buscado,sostengo que Calon Lân es una canción bastante mala pero como los galeses son nuestros cipayos de la Isla,tengo por ellos toda la simpatía que no les tuvo Evelyn Waugh.

    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
  7. no es el momento ni el lugar para debatir las virtudes y defectos de los coros galeses en relación al gospel algodonero, más del gusto de Albión... me limitaré a recordar el apreciable número de WASP norteños que visten la camiseta del Trébol, como ejemplo sugerente de cuán alejado de la ponzoña del fanatismo sectario ha estado siempre -y así debiera seguir- el deporte de Ellis. Y tan sectario es un "Provo" descerebrado como los entusiastas del Lord Protector.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Buenos días.
    No sé si jactarme de mi pronóstico en este III Naciones.
    Que me juzguen otros.
    Más dejo la pregunta. Tres Grand Slam en 8 años.Not enough.
    ¿Qué debe hacer,qué le falta a Wales para que se considere que vive otra Edad de Oro?
    Y piso un charco.La agria polémica entre el regicida Oliverio y Corazón puro (Corazón puro lleno de bondad,
    más justo que el bello lirio),es motivo para uno de mis guiñoles.
    Sin ir mas lejos,ayer me encontré a Iósif Vissariónovich Dzhugashvili y se preguntanba :a mí,¿por qué me meten?.

    Saludos
    y absenta para todos.

    ResponderEliminar
  9. Con lo que me gusta vivir las polémicas desde dentro, me obligan a ponerme en plan Srta Rotenmeyer: amigo Calon, Lord Cromwell, mejor lo dejamos en este punto, las polémicas las prefiero fuera de territorio británico (mejor si se dirigen al otro lado del Canal).

    En lo rugbístico: aunque he admirado a la Irlanda de la última década, me parece que va con retraso respecto a Gales e Inglaterra en lo que se refiere a la operación 'renove'. Los O' no durarán toda la vida.

    abrazos para todos

    ResponderEliminar
  10. Hola, queremos presentaros nuestra nueva web, una tienda online creada por un exjugador de Canoe que conoce perfectamente vuestras necesidades y gustos. Visítanos en www.masquerugby.com

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...